El mundo avanza rápidamente, y por mucho que nos resistamos hay cosas a las cuales no podemos ser ajenos. Una de ellas es la Internet. ¿Te imaginas hoy en día comprando todos tus tiquetes de avión sin internet? ¿O enviando todos tus mensajes a un familiar que vive en otro país por correo físico y no por correo electrónico? Ahora bien, ¿te imaginas diseñando una estrategia corporativa sin incluir herramientas Web 2.0?

Y es que no solo la vida cotidiana está permeada por lo digital, sino también lo corporativo, lo empresarial, lo académico, lo deportivo, todo. Pero hay algo que en los últimos años resalta en este auge de la Internet, y son las redes sociales.

“Una de cada cinco personas en el mundo ha usado una red social al menos una vez este año. Esto equivale a un total de unos 1.610 millones de personas ‘enredadas’ en el 2.0, según un estudio de eMarketer”.

Ver artículo completo

A raíz de esto, hemos visto cómo las organizaciones se han adaptado a esta nueva e importante tendencia, surgiendo conceptos como community manager, marketing web, social media plan, entre otros, todos relacionados con el desarrollo de estrategias en redes sociales que conlleven a la consolidación de los clientes y a darse a conocer a nuevos nichos de mercado.

Tomada de Flickr bajo licencia de Creative Commons

No es de extrañar que las empresas estén pagando grandes cantidades de dinero para promocionar sus productos o servicios en Facebook, Twitter, Instagram, etc., pues además de darse a conocer y de posicionarse, la redes sociales le permiten a las organizaciones conocer quién es su cliente, qué es lo que le gusta, cuál es la mejor forma de llegarle.

En nuestro próximo blog estaremos compartiendo algunas recomendaciones para el manejo de las redes sociales de tu marca. Porque tener Facebook y Twitter va más allá del entretenimiento: es una poderosa herramienta con la cual, con un buen manejo, podrás hacer crecer la imagen de tu organización.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter