Facebook es la red social predilecta de miles de personas y por esta razón es el lugar perfecto para que posiciones tu empresa y encuentres nuevos clientes o te comuniques con los que ya tienes. Sin embargo, manejar el perfil de tu empresa no es cómo manejar tu perfil personal y suelen cometerse muchos errores en el manejo de esta red.

Para que utilices todo el potencial que Facebook tiene para ofrecerle a tu empresa te presentamos una lista de cosas que NO debes hacer.

  1. Crear un perfil personal en vez de página.

Este es quizás el más común- y el peor- de todos los errores. Una página en Facebook permite a quien la administre conocer  estadísticas e información detallada de sus seguidores, como edad, ubicación geográfica, inclusive el alcance que tuvo cada publicación, es decir, cuantas personas la han visto.

  1. No se debe publicar el contenido que pertenece a otras personas.

El hecho que algo se encuentre en internet no quiere decir que sea gratuito o que tengas autorización para usarlo. Publicar imágenes, fotos y vídeos de otras personas sin su consentimiento puede traerte problemas legales y arruinar tu reputación. Antes de publicar cualquier cosa revisa que si tengas el permiso para hacerlo.

  1. Repetir el contenido publicado en otras redes.

Si tu empresa tiene Facebook, es posible que también quieras intentar conseguir clientes en otras redes como Instagram o Twitter. Debes tener en cuenta que los usuarios no son los mismos, y todos buscan algo distinto según la red que usan, por esto no debes publicar lo mismo, tienes que conocer y comprender cada red para saber cómo funciona e identificar el tipo de contenido apropiado para cada una de ellas.

  1. No responder comentarios.

Esto aplica para todas las redes. Aquellas personas que te han preguntado algo esperarán recibir una respuesta y en un plazo determinado, de lo contrario, otros seguidores tendrán la impresión de que a tu empresa no le interesa conectarse con quienes la siguen.

  1. No tener un community manager que comprenda las redes.

Los especialistas encargados de manejar Facebook deben conocer las herramientas que este provee, así como tener conocimientos de publicidad, marketing, comunicación, entre otros.

  1. No completar los datos básicos de una Página.

Cuando creas una página, Facebook te pide una serie de datos básicos, sin embargo hay otros como el teléfono, dirección, horarios de atención, costos que son opcionales pero que dan a los usuarios una perspectiva más amplia de lo que les ofreces.

  1. Confundir el contenido comercial con el personal.

Cuando se está empezando es probable que publiques actualizaciones que no tienen relación con los productos o servicios que ofreces. Las fotos que compartas en tus redes deben ser originales, aquellas que son copiadas de internet o fotos con frases célebres o inspiracionales solo disminuirán tu reputación web.

  1. No moderar el contenido publicado por tus seguidores.

Dependiendo como tengas configurada tu página, tus seguidores podrán publicar, por lo que es necesario  que dediques tiempo a moderar este contenido, leer los comentarios y controlarlos, para evitar spam o palabras que puedan ofender a tu audiencia.

  1. No publicar constantemente.

Es necesario publicar constantemente en Facebook para mantener tu página actualizada. La periodicidad dependerá del tipo de producto o servicio que ofrezcas, pero el objetivo es mantener una presencia en la red.

  1. No tener una estrategia de contenidos.

Publicar por publicar no es la idea, por esto debes desarrollar una estrategia para redes que te lleve a cumplir tus objetivos. Organizar que tipo de publicaciones compartirás, que día y a qué hora, que tema se va a tratar.

Si todo esto te parece muy complicado, en Simpl tenemos el servicio de administración de redes sociales, donde juntos crearemos una estrategia adecuada a tus necesidades.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter